Blogia
el mundo fragmentado

15 de diciembre de 2006

Por encima de cualquier otra discusión, más allá de las cuestiones jurídicas o económicas que el tema plantea, lo que resulta de todo punto obsceno, casi pornográfico, escandaloso en grado máximo, es que se esté sometiendo a debate público si las víctimas de una dictadura deben ser reconocidas y reparadas en su daño. A ese punto de ignominia han llegado algunos.

La prensa se ocupa del fallecimiento de Loyola de Palacio. Me sorprende el despliegue de la noticia, su *enormidad*. Y la grandilocuencia en las necrológicas. El exceso en estos casos se paga caro pues el ridículo asoma su cara más dura entre tantos perfumes y pompas a la difunta. Donde la difunta, evidentemente, no tiene culpa alguna. La mesura en el elogio es una medida justa y exigible siempre, mucho más cuando el halagado no tiene derecho de réplica.

Vuelvo,una vez más, a Josep Pla estos días: "Madrid. El advenimiento de la República". Tras haber cenado, hallándome en la Puerta del Sol y en la calle Mayor, me parece indispensable acercarme a lo que hasta ahora ha sido el Palacio de Oriente o Palacio Real. Grupos de aspecto suburbial, con alguna mujer, ligeramente bebidos, con banderas, latas de petróleo, trozos de estatuas mutiladas o derribadas, van y vienen por las calles, gritando y cantando, pero con aire de estar ya un poco cansados.Llego a la plaza.La enorme mole del edificio, cerrado a cal y canto y en la más absoluta oscuridad, produce una gran impresión.Su aspecto es tétrico, fantasmal, dramático. Los sucesivos momentos de la historia proyectan, sobre los edificios que con ellos se relacionan, visiones diferentes, como si segregaran sentimientos humanos.Ante estas piedras, geométricas e italianas,pienso en el claroscuro de Shakespeare.El ex Rey hace horas que se ha marchado.(14 de abril de 1931).

Siempre que paso por el Cuartel General del Ejército, junto a Cibeles, me acuerdo de don Manuel Azaña y su breve etapa de Ministro de la Guerra. Madrid es una ciudad viva en historia. Sólo hace falta ir con la cabeza bien levantada para apreciarla.

Dogville, de Lars Von Trier , en la 2 de TVE. Magnífica película.

El Tribunal Superior de Justicia de Israel autoriza con limitaciones los "asesinatos selectivos" de activistas palestinos y no los prohíbe, según un ambiguo fallo emitido hoy. La decisión llega años después de la demanda contra la política de "asesinatos selectivos" presentada al inicio de la segunda Intifada (año 2000) por la Comisión Pública de Israel contra la Tortura y la Organización Law.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres