Blogia
el mundo fragmentado

6 de noviembre de 2006

6 de noviembre de 2006

Este año se cumple el centenario del nacimiento de Ramón Rubial. Rubial fue presidente del PSOE. Representó, dentro del socialismo vasco y español, uno de los pilares de la honestidad por la lucha de las ideas del tipógrafo Pablo Iglesias, a quien conoció. Rubial era un prietista en la corte de los largocaballeristas. Supo unir la historia y la necesidad de modernizar un partido centenario.

Ramón Rubial Cavia era sobrino de don Ramón Cavia, capitán de barco y amigo de mis abuelos paternos Ana y Dámaso. Su condición de vasco, siempre sobrevalorada por mi abuela Ana y la familiaridad con don Ramón de mi abuelo Dámaso, socialista vasco él y prietistas ambos, llevó a mi abuela a invitarle a comer algunos domingos a su casa. Era la etapa en que Rubial estaba preso en El Puerto de Santa María y simultaneaba trabajos en el canal del bajo Guadalquivir, donde tantos represaliados murieron. Los carceleros les permitían comer fuera del *campo* siempre y cuando *alguien* se responsabilizara de su vuelta al trullo, como era el caso de mis abuelos.

Así conocí la historia de don Ramón y su sobrino desde muy joven. Cuando años después contemplé en la tele la cara de Rubial y su porte no pude evitar tener la sensación, que conservo, de estar ante alguien de mi familia.

Aquella época donde la honestidad era un valor reconocido.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Itaca -

Agradecida por devolverme mi tambien memoria histórica, aquellos tiempos, en los que efectivamente como bien dices la honestidad era un valor reconocido.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres