Blogia
el mundo fragmentado

31 de octubre de 2006

31 de octubre de 2006

La ministra de medio ambiente quiere incrementar el recibo del agua a quienes consuman más de 60 litros diarios. Es curioso que quienes critican, y con toda la razón, las maldades de la sociedad de consumo vuelven a utilizar una de sus principales armas, el precio, para regular la demanda de un bien escaso y necesario como es el agua. Aumentar el precio de un bien o servicio para contener su consumo es una maravillosa noticia para los ricos y una putada para los pobres. Algo, como se puede comprobar, muy socialista. De esta forma quienes miramos el movimiento de la cuenta corriente casi a diario para comprobar el balance de nuestro espíritu y la temperatura de nuestra alma tenderemos a ser los ahorradores ecológicos que la ministra espera crear a golpe de factura. A la fuerza ahorcan, que decía mi abuela. Por su parte, los ricos, a quienes les importa un carajo el agua, la factura y la ministra , quedarán a salvo de ese ejército de salvación que la Narbona quiere crear. Los pudientes, como cuando Cuba, se volverán a salvar de esta guerra del agua previo pago . Guerra que no es la del cerdo, mucho más literaria y barata, como demostró Bioy Casares.

El agua es un bien escaso. Muy escaso. Tan escaso como los ministros que piensan y legislan en socialista.

Será que al final todos calvos...o narbonas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

itaca -

En Andalucía por desgracia muchos calvos o muchos monteseirines y chaves. La última ha sido remodelar una calle para carril bus y taxi y ahora no cabe el autobús.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres