Blogia
el mundo fragmentado

30 de octubre de 2006

WASHINGTON, Estados Unidos | EFE

El actor estadounidense Michael J. Fox dijo hoy que los enfermos de Parkinson están más afectados que él por las críticas recibidas, tras su apoyo al Partido Demócrata en pro de que se autorice la investigación con células madre. El actor fue acusado esta semana por el locutor radiofónico estadounidense Rush Limbaugh de haber exagerado sus movimientos nerviosos que padece debido al mal de Parkinson en un anuncio para apoyar a una candidata demócrata. En declaraciones realizadas hoy a la cadena de televisión estadounidense ABC, Fox, al que le fue diagnosticado el mal hace 15 años, habló sobre la polémica del anuncio en el que pide el voto para la candidata al Senado por el estado de Misuri Claire McCaskill. El 7 de noviembre, el día en que se celebran las elecciones legislativas en EEUU, en Misuri se decidirá sobre una enmienda que se convertiría en la primera en proteger en un estado la investigación con células madre embrionarias de cualquier restricción por parte del Congreso. Fox reconoció hoy que no se ha leído al detalle el texto de Misuri, pero que en todo caso no está a favor ni de republicanos ni de demócratas, solo es partidario de aquel que defienda la investigación con células madre, porque podría dar pie a una cura del mal que padece. "De hecho un candidato republicano a favor de las células madre sería alguien con quien me gustaría hablar", dijo Fox, quien recordó que en el pasado ha realizado anuncios para el senador republicano Arlen Specter. Tras indicar que la comunidad de enfermos de Parkinson está más afectado que él por las críticas recibidas por su supuesta exageración de su mal en un vídeo, Fox subrayó que también su madre estuvo muy apenada por lo ocurrido. El actor indicó que su madre estuvo presente el día que grabó el vídeo y que se quedó "lívida" cuando escuchó las críticas. Fox asegura que cuando grabó el vídeo padecía discinesia, como se denominan los movimientos anormales e involuntarios en las enfermedades nerviosas que incluyen masticación repetitiva, movimiento oscilante de la mandíbula o gesticulación facial. "Yo realmente quería estar quieto. Me es más cómodo, no es confortable estar moviéndose de un lado para otro", agregó Fox, quien dijo que a todo ello había que sumar el estrés propio de la situación.

 

 

 

Un ciudadano que padece una enfermedad sale en televisión para solicitar el voto a un partido político. La razón lógica, sensata, humana, es que sólo un cambio en las leyes de ese país pueden propiciar el inicio de determinadas investigaciones que pudieran dar solución o tratamiento a la enfermedad del ciudadano. El partido para el que pide el voto el ciudadano es el único que propone ese cambio legal.

El ciudadano se muestra ante las cámaras como su enfermedad le permite, como su enfermedad le deja, sin falsas apariencias. Cualquiera de nosotros hemos visto muchas veces esos síntomas en conocidos o familiares. Es una enfermedad que afecta a muchas personas. Es una enfermedad reconocida. La respuesta del partido para el que no pide el voto el ciudadano es desacreditar : a) la enfermedad (se movía demasiado) y  b) al ciudadano ( es un actor).

Hablan, además,  de la utilización del actor y su enfermedad para pedir el voto al Partido demócrata. Sin duda es así. Existe una clara utilización. Una utilización consentida, legítima y honesta. Una mutua utilización. Es el deseo de un ciudadano, una persona, que quiere tener una posibilidad para vivir y un partido que se la ofrece. Sólo pide tener una oportunidad.

Y es ahí donde la política encuentra todo su sentido, toda su humanidad.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres